jueves, 1 de septiembre de 2011

APUNTES: LOS JUICIOS POR INTERNET

POR.- LA REDACCIÓN DODO

El 24 de agosto de 2011, el Presidente de México, Felipe Calderón anunció que los juicios fiscales administrativos se podrán seguir a través de Internet, de tal forma que estos juicios en línea tornen la impartición justicia más expedita, transparente y efectiva.

En su mensaje el Primer Mandatario aseveró que el sistema web permitirá reducir costos innecesarios para los agentes económicos en el litigio y evitará que los recursos implicados se frenen o se congelan de una manera innecesaria por juicios administrativos donde no gana ni el contribuyente ni la Tesorería pública.

“Con este sistema, los ciudadanos pueden acceder a sus expedientes vía electrónica, pueden actuar en ellos en tiempo real, pueden intervenir las 24 horas del día los 365 días del año y no tendrán que ocupar tanto tiempo en actividades presenciales en las instalaciones de las salas del Tribunal”.

En la actualidad -destacó- se resuelven en promedio 90,000 sentencias anuales. Se espera que hacia el quinto año de funcionamiento del sistema electrónico se desahoguen 300,000 juicios al año. El trámite vía web eliminará el papeleo y la pérdida de tiempo.

Para los propios servidores públicos -completó- también los juicios han representado “una pesadísima” carga, un procedimiento de incontables volúmenes de expedientes, lo que desemboca en la difícil eficiencia en la impartición de justicia.

El presidente del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, Juan Manuel Jiménez Illescas, celebró la medida pues argumentó que los juicios largos en esta materia son “un mal negocio para México”, porque entre más se dilatan las sentencias, menos se aprovechan los recursos fiscales.

“Un juicio en materia fiscal y administrativa implica detener los recursos monetarios que estén en litigio. Actualmente, considerando sólo nuestros juicios apreciables en numerario, que suman 65% de nuestro inventario, se encuentran controvertidos poco más de 300,000 millones de pesos”, precisó Jiménez Illescas.

El Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa garantiza que los juicios en línea son seguros, respetando el proceso correspondiente que consiste en:

El primer paso para las personas físicas que soliciten su expediente a través de Internet es contar con una clave de acceso al sistema.

Para tener una clave de acceso y contraseña es necesario acudir a los módulos de registro del Tribunal, cuyas direcciones se encuentran en la página web de dicha institución.

Es necesario que el interesado presente la copia y el original de un documento certificado que avale su personalidad y llene una solicitud.

La clave y la contraseña tienen vigencia permanente y con ellas se puede acceder al expediente a través de la página: www.juiciosenlinea.gob.mx.
Si estos datos se ingresan de manera incorrecta en cinco ocasiones consecutivas, se bloqueará el acceso durante 30 minutos.

Las demandas también podrán hacerse por Internet y ser seguidas hasta que haya una sentencia. La consulta a un expediente electrónico puede realizarse las veces que lo estime conveniente el usuario.

Los usuarios externos que pretendan ingresar una promoción electrónica deberán contar con la Firma Electrónica Avanzada para autorizar sus demandas, contestaciones y dictámenes. Las notificaciones se envían por el sistema, al no expedirse el acuse de recibo en tres días, la notificación se expedirá al cuarto día vía Boletín Electrónico a través de correo electrónico.

Al acceder al sistema se abrirán ventanas para dar seguimiento a la demanda inicial, al registro y presentación de alegatos e incluso a la emisión de la sentencia.

Para complementar la demanda, el usuario puede presentar pruebas vía web, la cual acepta documentos digitales o escaneados, videos y audios, así como archivos de imagen.

Las personas morales no pueden obtener la clave de acceso ni contraseña al sistema de juicios en línea, por lo que será mediante personas físicas previamente registradas como sus representantes legales, la única vía para acceder al servicio.

Esperemos que el proyecto funcione y no termine en la bóveda de los elefantes blancos sexenales.